¿Existen afrodisíacos para hombres?

Descubre los principales afrodisíacos y si hay diferentes por sexo. ¿Existen los afrodisíacos para hombre? Toma nota de los alimentos más picantes para la cama.

Más Productos Para Impotencia Masculina

¿Qué son los afrodisíacos?

A través de la historia de la humanidad se han utilizado ciertos alimentos, como el chocolate o las ostras, para aumentar la potencia sexual. El uso de estas sustancias ya sean vegetales o animales para estimular la líbido e incrementar el deseo sexual son lo que comúnmente conocemos como afrodisíacos, llamados así por Afrodita, la diosa griega del amor y la belleza.

Los productos y alimentos destinados a aumentar el deseo han estado presentes en todas las culturas y sociedades, desde el ginseng en China o los perfumes y los aceites en el mundo árabe, de ahí la gran importancia que se le ha dado al uso de los afrodisíacos en el dormitorio desde la antigüedad. Además, mucha gente siempre está en búsqueda de dar un toque más picante a la relación con su pareja para así incrementar el placer conjunto.

¿Cómo afectan los afrodisíacos?

Para poder entender cómo afectan los afrodisíacos hay que conocer qué sucede en el cuerpo y en el cerebro cuando un individuo, ya sea hombre o mujer, se excita sexualmente. El deseo sexual se basa en la producción de hormonas, principalmente la testosterona. De este modo, existen ciertos elementos considerados como afrodisíacos que pueden hacer que el organismo produzca las sustancias químicas implicadas en el deseo sexual, ayudando a provocar así, una erección o bien otros suplementos naturales ayudar a que ésta dure más tiempo.

Por lo tanto, para que un afrodisíaco funcione tiene que tener un efecto sobre la producción de hormonas en el organismo, el sistema nervioso o la circulación sanguínea. Pero eso no es todo. Si bien es cierto que algunos componentes considerados como afrodisíacos afectan directamente sobre el organismo, como ocurre con el chocolate puro, que favorece el transporte de oxígeno a los órganos sexuales, otros lo hacen a través de la sugestión, estimulando los sentidos externos como ocurre con el olor o el sabor.

¿Cómo tomar los afrodisíacos?

Los afrodisíacos para hombres, al igual que para las mujeres, se encuentran en ciertas sustancias que ayudan a estimular el deseo sexual del propio interesado y, por ende, del de su pareja. Así, La comida que consumimos puede tener un impacto directo sobre nuestra vida sexual ya que algunos alimentos tienen propiedades directas sobre nuestro organismo y otros son psicológicamente sugerentes a la vista, el olfato e incluso al tacto.

Las ostras, por ejemplo, son uno de los alimentos más ricos en zinc, encargado de aumentar los niveles de testosterona en los hombres y, por lo tanto, de crear un efecto positivo sobre su líbido. La falta de zinc puede causar impotencia , por lo que alimentos ricos en este oligoelemento se consideran como un afrodisíaco para hombres y mujeres.

Los espárragos, los plátanos y las zanahorias, al igual que ocurre con el marisco, tienen un componente emocional importante, despertando la imaginación al recordar los órganos sexuales tanto masculinos como femeninos. Del mismo modo ocurre con las peras, que evoca las formas de la mujer o las fresas, que además de afectar al sistema endocrino, aluden a la mucosa genital femenina.

En cuanto a las hierbas y especias que se han utilizado como un potenciador del deseo sexual se encuentra la menta, eficaz sobre el sistema nervioso, y la canela, que con su simple aroma puede despertar la líbido.

¿Realmente funcionan?

Aunque es difícil medir científicamente si los afrodisíacos para hombres y mujeres funcionan, ciertas investigaciones aplicadas a la relación deseo-estímulo han concluido que algunos alimentos, hierbas y otros suplementos naturales realmente estimulan la producción de hormonas y otras sustancias químicas que afectan a la líbido.

Si bien es cierto que no existen las pociones mágicas cuando se trata de estimular el deseo sexual, esto no quiere decir que no existan alimentos o suplementos con un impacto directo sobre la líbido y las hormonas.

De este modo, se pueden distinguir entre sustancias que mejoran la nutrición y la salud en general, ayudando a las personas a sentirse mejor y con más energía y, por tanto, a estar más despiertos sexualmente, y sustancias que por su naturaleza provocativa estimulan y sugieren, actuando como verdaderos afrodisíacos para hombres y mujeres.