¿Cómo aplicar una crema bronceadora?

Llega un momento del año en el que tenemos que echar mano a la crema bronceadora si queremos seguir luciendo una piel morena. Pero la pregunta es ¿Sabes aplicarla correctamente?

Vamos a mencionar las claves para que podamos conseguir moreno de forma más rápida y natural aplicando una crema bronceadora tanto en el rostros como en todo el cuerpo.

¿Qué debemos hacer antes de aplicar una crema bronceadora?

Lavar la piel correctamente con agua caliente y jabón para permitir que el vapor abra los poros y se pueda absorber la crema correctamente. Seguidamente, hay que secar bien la piel correctamente para que no quede ningún resto de agua.

Exfoliar la piel: realizar una exfoliación antes de aplicar una crema bronceadora es muy importante, ya que de lo contrario pueden quedar zonas más oscuras y otras más claras lo que dejará un aspecto artificial. La mejor forma de exfoliar la piel es empezar por los pies, tobillos, piernas,… y subiendo por todo el cuerpo y realizando movimientos circulares. Hay que prestar mayor atención aquellas zonas donde la piel está más seca, como rodillos, codos, tobillos, … ya que se tratan zonas donde se acumulan más células muertas.

Hidratar la piel para que quede suave y uniforme, especialmente es aconsejable hidratar previamente las zonas propensas a las manchas oscuras como rodillas, tobillos y codos, ya que son generalmente las primeras zonas en mostrar este tipo de imperfecciones si no se aplican correctamente.

¿Cómo aplicar la crema bronceadora?

Expandir la crema de forma uniforme por todo el cuerpo usando guantes en ambas manos. Lo ideal es dividir el cuerpo en dos secciones, cubriendo primero una sección y después pasar a otra. Es mejor comenzar aplicando la crema por la parta de las piernas, siguiendo así un proceso de abajo hacía arriba.

Es recomendable empezar aplicando una capa fina y dejar secar para ver el efecto que tiene en su piel, si lo consideras conveniente podrás aplicar una segunda capa para obtener el resultados deseado.

En el rostro hay que tener un cuidado especial en zona como las cejas, orejas o la parte que separa el cabello y la cara. En estas zonas repartir la crema bronceadora cuidadosamente evitando que se acumule en exceso. Y recuerda utilizar la crema por el cuello, nuca, pecho u otras zonas que te puedes olvidar.

Un aviso importante es no aplicar la crema bronceadora en su cuarto de baño lleno de vapor. El calor y la humedad en el cuarto de baño puede hacer que comiences a sudar y la crema puede derretirse y gotear lo que provocará manchas no deseadas.

Una vez hayas acabado la aplicación de la crema bronceadora, hay que lavar las manos varias veces, sobretodo las uñas y nudillos que es donde la crema tienda a quedarse más enganchada.

Para terminar solo necesitas esperar entre 10 y 15 minutos a que se seque completamente la crema para vestirte.

Tras unas horas, empezarás a ver el color bronceado y la luminosidad de la piel, como si te hubieras expuesto al sol recientemente.