¿Blanqueamiento dental en casa o en el dentista?

Una buena sonrisa, blanca y cuidada, necesita de los tratamientos que hagan mejor a tus dientes. ¿Ya sabes cuál te combiene?

Más Productos Para Blanqueamiento Dental

Nuestra sonrisa es la primera cosa que las personas que no nos conocen perciben de nosotros. Una amplia y bonita sonrisa puede abrirte las puertas de muchas oportunidades, o corazones. Al igual que cuidas tu personalidad o modales, este gesto también necesita de tus mejores cuidados. Además, es una característica muy buscada por famosos y personas de alta reputación. Ellos saben lo importante que es cuidar nuestros dientes de forma diaria.

Una bonita y cuidada sonrisa habla por si misma.

Un método que está desde hace años muy de moda, es el blanqueamiento dental. No todos tenemos buenas rutinas o una alimentación adecuada que nos deje los dientes blancos y sin manchas. Para eso, se han implantado métodos y tratamientos que te ayudan a hacer que tus dientes se hagan más blancos de lo que ya son.

Hay muchos factores que pueden hacernos perder esa blanca sonrisa:

Una mala limpieza de los dientes de forma diaria. No todos saben cómo hacer una buena limpieza de los dientes y como consecuencia, pueden acumular sarro y manchas.

Comer alimentos que produzcan manchas. Esas manchas son consecuencia de lo anterior. Debes tener cuidado con esto porque puede que si persisten se hagan permanentes.

La genética también influye. Si tus padres y abuelos tienen problemas dentales, un color amarillento o poco grosor del esmalte, es muy posible que tú, a la larga, también sufras de estos problemas. Puedes poner remedio cuanto antes y evitar consecuencias negativas en años futuros.

Algunas bacterias que se activan en nuestras bocas. Todos tenemos bacterias en nuestra boca, pero por una u otra razón, se activan y ya no podemos librarnos de ellas. Lo mejor es cuidar la flora bucal con antelación y evitar manchas.

Si sufres de alguno de estos factores, hay varios métodos que te ayudarán a mejorar el blanqueamiento de tus dientes.

Blanquea tus dientes en casa.

Reducir la tonalidad del esmalte con productos farmacéuticos está al alcance de todos. Son productos probados y para todos los públicos. Depende del producto tendrán mayor o menor eficacia.

Enjuague blanqueador. Utiliza un líquido con activos blanqueantes que hacen que las partículas que ensombrecen tus dientes, se desprendan con la utilización diaria de estos enjuagues. Estos enjuagues puedes combinarlos con la pasta de dientes iwhite, y poder conseguir buenos resultados.

La pasta de dientes iwhite. Es una de las mejores del mercado. Contiene una fórmula que no produce ningún tipo de efectos secundarios. Esto es muy importante, pues hay productos que dejan malestar en las encías o pueden dañar el esmalte. Elimina las manchas, te ayuda a mantener el blanco en tus dientes y no tiene efectos secundarios.

Kit de blanqueamiento dental. Este es un poco más complicado, pues debes hablar con tu dentista para que te haga un molde de tus dientes. Una vez que tienes ese molde, debes seguir visitando a tu dentista para que te haga un cuidadoso seguimiento. Este método tiene buenos resultados pero también es más caro y puede desarrollar efectos secundarios, como dolor de encías o hipersensibilidad.

Blanqueamiento dental profesional.

Un dentista cuenta con todo el equipo necesario para hacer un blanqueamiento de dientes profesional. Las soluciones ofrecidas por los dentistas son más duraderas y evitarás tener muchos problemas pero tendrás que invertir más en ello.

Tratamiento blanqueador con laser. Primero debes proteger tus encías con una funda para evitar quemaduras. Luego, el dentista, aplicará el blanqueador que se activa con la luz de intensidad variable que trabajará el profesional. Después de este tratamiento debes evitar tomar comidas que puedan manchar tus dientes: café, frutas, chocolate... están prohibidos.

Blanqueamiento interno. Este tratamiento está indicado para aquellos dientes que se han oscurecido después de un intervención. El nervio a muerto y el diente comienza a perder su color. La idea es devolver al diente su tonalidad inicial, comparando con el resto de la dentadura. El producto blanqueador se coloca dentro del diente y se sella para que el producto comience a actuar.

Es posible que después de usar estos blanqueadores profesionales o semi-profesionales, sufras de algún malestar o hipersensibilidad en las encías (suele ocurrir al 50% de los pacientes). Por ello, puedes comenzar con el método más sensible como es la pasta de dientes blanqueadora, e ir poco a poco, aumentando la intensidad de los tratamientos.

Conclusión.

La mejor recomendación es combinar uno de los métodos de blanqueamiento dental caseros (que son más económicos y asequibles) con el blanqueamiento dental con un dentista profesional. Pero para evitar excesos innecesarios de varios blanqueadores actuando juntos, lo mejor es que utilices una pasta de dientes blanqueadora y mantengas los resultados que alcances con un profesional. Debes saber que es el único método que actúa de forma continuada y hace que tus dientes una vez que se vuelvan blancos, se mantengan así por más tiempo.

Recuerda, una buena presentación comienza con una sonrisa.