Contracción Vaginal

La contracción vaginal o vaginismo puede dificultar las relaciones sexuales. La mayoría de las mujeres no saben por qué se produce la contracción vaginal ya que el espasmo es inconsciente lo que puede causar problemas con la pareja.

Más Productos Para Problemas Vaginales

La contracción o vaginismo consiste en una contracción involuntaria de los músculos que rodean la vagina pudiendo incluso imposibilitar el mantenimiento de relaciones sexuales por lo que constituye un tipo de disfunción sexual femenina.

Las causas por las cuales se puede dar contracción son múltiples y variadas. Aunque la mayoría de ellas son de origen psicológico, también existen causas de origen físico.

El miedo al dolor durante las relaciones sexuales, experiencias traumáticas, sentimientos de culpa por mantener relaciones sexuales, el miedo al embarazo y el pudor se encuentran entre las principales causas psicológicas de la contracción.

Entre los factores físicos que pueden ser causantes de contracción podemos destacar la existencia de cicatrices en la vagina, infecciones, problemas hormonales o irritación en los genitales entre otros.

El vaginismo se puede catalogar en:

Contracción primaria: tiene lugar cuando la mujer nunca ha podido mantener relaciones sexuales ni ha conseguido ningún tipo de penetración vaginal. Su diagnostico suele darse a edades tempranas cuando la mujer intenta mantener sus primera relación sexual o cuando intenta usar tampones.

Contracción secundaria: tiene lugar cuando la imposibilidad de penetración vaginal ocurre de repente, es decir, la mujer ha sido capaz de mantener relaciones sexuales o ser penetrada previamente.

La contracción involuntaria ha de ser tratada tanto física como psicológicamente ya que ambos factores son causantes. El conocimiento de la mujer de su propio cuerpo y de su sexualidad es vital para superar el vaginismo. La mujer ha de tener información sobre el funcionamiento de su organismo y ha de autoreconocer su órgano genital para saber cómo relajarlo. La comunicación con la pareja y hacerla participe del problema es otro factor de gran importancia ya que se creara un ambiente de confidencialidad y confianza durante la relación sexual que propiciará el que la mujer se encuentre relajada y, por ende, la posibilidad de contracción será menor.

Por otro lado, el yoga y los ejercicios de Kegel han demostrado ser terapias eficaces para combatir la contracción. Los ejercicios de Kegel son unos ejercicios destinados a fortalecer los músculos pélvicos y están indicados para tratar problemas como la incontinencia urinaria o para aumentar el placer en las relaciones sexuales. Con los ejercicios de Kegel los músculos pélvicos se fortalecen y nos permiten conseguir un mayor control sobre ellos. Con un incremento del control de los músculos que rodean el área genital conseguiremos además de relajar los músculos vaginales con mayor facilidad incrementar el control sobre el orgasmo y sobre otras respuestas sexuales.

Productos Recomendados