Cosas a tener en cuenta antes de decidirse por un blanqueamiento dental

Uno de los requerimientos estéticos más demandados es el blanqueamiento dental, pero es importante que antes de ello tengamos en cuenta algunas precauciones.

Más Productos Para Blanqueamiento Dental

¿Siempre has querido esas perlas brillantes y blancas que se ven en las pantalla de cine? Probablemente ya hayas considerado o has hablando con tu dentista acerca de un tratamiento de blanqueamiento dental. Sin embargo, antes de optar por ello, he aquí algunos puntos que debes pensar antes:

  • Ante todo reducir o eliminar la causa de la decoloración de los dientes. Ciertas manchas son causadas por alimentos o bebidas, la mala higiene dental, etc… estas causas pueden ser atendidas con una limpieza profesional en el dentista. Si las manchas son originadas por el tabaco, te aconsejamos que te decantes por la opción de abandonar de una vez por todas este hábito ya que puede ayudar mucho a eliminar las manchas de los dientes y recuperar el color original. Habla con tu dentista acerca de tu historial médico y los medicamentos que te fueron prescritos durante un período prolongado. Algunos de ellos pueden ser responsables de la decoloración de los dientes. Si tienes algún empaste sobre todo plateado, este puede emitir un tinte negro o grisáceo a los dientes. Tu dentista es la persona más indicada para aconsejarte reemplazar el relleno con una alternativa más estética.
  • El blanqueamiento dental no es un procedimiento de una sola vez. Puede que necesites más de una sesión para obtener los resultados deseados. Incluso después de varias sesiones, los efectos del último blanqueamiento dura normalmente por un período de uno a dos años, dependiendo de diferentes factores.
  • El blanqueamiento dental requiere de mantenimiento. Si pensaste que después de este procedimiento te despreocupas del cuidado de tus dientes, estas muy equivocado ya que después de un blanqueamiento con tu dentista o cirujano, se le aconseja evitar los alimentos y bebidas que pueden causar manchas. Independientemente del modo de blanqueamiento, ya sea con un kit de blanqueamiento dental casero o en la clínica, el tabaquismo o mascar tabaco debe ser evitado. Asegúrete de que te cepillas al menos dos veces al día y usas hilo dental con regularidad para mantener los dientes blancos por más tiempo.
  • No todo el mundo puede optar por blanquear los dientes. Ya que no eres un candidato para el procedimiento si: estás embarazada o en periodo de lactancia, tienes dientes o encías muy sensibles, tienes cavidades grandes o rellenos en los dientes, si tienes retracción en las encías y las raíces están expuestas, rechinas los dientes y se te ha desgastado el esmalte, sufres de anomalías en el desarrollo de los dientes o si actualmente tienes úlceras en la boca
  • Los productos de blanqueamiento dental no blanquean materiales dentales utilizados en empastes, carillas, coronas y puentes. Si tienes alguno de estos materiales en los dientes es mejor no optar por un cambio demasiado drástico en el color de los dientes.
  • No exageres el blanqueamiento de los dientes, repetir el procedimiento con demasiada frecuencia puede erosionar el esmalte o la capa más externa de los dientes. Esto hace parecer más transparente y sin vida los dientes. Un mantenimiento de una vez cada seis meses o uno al año debe ser suficiente para mantener tus perlas brillante y resplandeciente.
  • Ten cuidado con los efectos secundarios, podrías sufrir de dientes sensibles y encías irritadas como un efecto secundario del uso de cualquier sistema de blanqueo. Pero no te preocupes, que suelen ser algo de corta duración. Algunos dentistas recomiendan el uso de una crema dental para reducir la sensibilidad varios días antes del procedimiento y durante unas semanas después.

Así que, como se puede ver, conseguir esa sonrisa deslumbrante con muy agradable y dientes blancos no es tan difícil. Uno tiene que estar al tanto del procedimiento implicado, entender los pros y los contras y tomar la decisión correcta.