Crecimiento del Cabello

Así como ocurre con la piel, el aspecto del cabello es fiel reflejo de cómo nos encontramos por dentro. De este modo, las células que componen cada fibra requieren de un suplemento regular de ingredientes clave que ayuden a acelerar el crecimiento del cabello para darle una apariencia saludable.

Más Productos Para Alopecia

Fases del crecimiento del cabello

Es muy importante entender el ciclo de crecimiento del cabello con el fin de reconocer y entender muchos de los problemas derivados de su condición, entre ellos, su caída.

El ciclo del crecimiento del cabello se compone de tres fases distintas:

1. Anágena o fase de crecimiento: Aproximadamente el 85% del cabello se encuentra en la fase de crecimiento durante un periodo de dos a seis años. En ese tiempo el metabolismo de la raíz del cabello permanece muy activo y proporciona una división rápida de las células del cuero cabelludo formando cabello nuevo y favoreciendo el crecimiento del ya existente. Es una fase clave para la formación de un cabello sano.

2. Catágena o fase de transición: Al final de la fase anágena el pelo entra en la fase catágena, que dura entre una y dos semanas. Durante la fase catágena el folículo del pelo se reduce aproximadamente a 1/6 de la longitud normal. La parte inferior se destruye y la papila dérmica se prepara para descansar.

3. Telógena o fase de descanso: La fase de reposo sigue a la fase catágena y normalmente dura alrededor de 5-6 semanas. Durante este tiempo el pelo no crece pero permanece unido al folículo mientras que la papila dérmica se mantiene en una fase de reposo. Al final de la fase telógena el folículo piloso vuelve a entrar en la fase anágena. La papila dérmica y la base del folículo se unen nuevamente y un nuevo cabello se comienza a formar empujando al ya existente provocando su caída.


Cómo estimular o acelerar el crecimiento del cabello

Existen formas de acelerar el crecimiento del cabello y de hacerlo más duradero tanto desde el interior como desde del exterior proporcionando un buen cuidado del pelo, aquí encontraras diferentes trucos:

  • Una buena alimentación. Comer frutas, verduras, carnes y pescados favorece al buen funcionamiento del organismo, especialmente aquellos alimentos que ayudan a promover la producción de queratina, componente básico del cabello.
  • Elegir las grasas buenas. Algunas grasas son esenciales tanto para un estilo de vida saludable como para un crecimiento del cabello sano. Además, ayudan a procesar las vitaminas y los minerales necesarios para la producción de cabello. Las grasas saturadas, los ácidos grasos y las grasas hidrogenadas son ejemplos de las que se deben evitar. Por el contrario, las Omega 3, que se encuentran en los aceites vegetales y pescados, son buenos trucos para el crecimiento del cabello.
  • Consumir suficiente hierro y zinc. El zinc es un oligoelemento indispensable para el crecimiento del cabello. Su déficit trae consigo un pelo sin brillo, seco y débil, que puede incluso derivar en alopecia. El hierro, por su parte, es el responsable de entregar el oxígeno a las células. Las carnes de animales magras y los productos de soja son una buena manera de aportar hierro al organismo.
  • Aporte de Vitamina C. El organismo utiliza esta vitamina para crear colágeno, crucial en el desarrollo del crecimiento del pelo, y para la descomposición de hierro, otro componente básico del cabello. Como el organismo no puede producir la Vitamina C por sí mismo, es crucial tomar alimentos con una alta concentración de este tipo de vitamina como el melón o las frutas cítricas.
  • Fuera productos químicos. La aplicación de ciertos productos en el cabello usados en técnicas de peluquería pueden causar adelgazamiento, daño o incluso favorecer su caída si se utilizan incorrectamente. Para que esto no ocurra se deben espaciar los tiempos entre tratamientos tales como tintes o alisados con químicos.
  • Secadores y otros aparatos eléctricos. El uso de planchas, tenacillas o difusores pueden causar graves daños al cabello modificando incluso la composición natural del folículo. El calor excesivo, ya sea mediante el uso del secador, puede quemar el pelo. Lo ideal es dejarlo secar de forma natural.
  • Cepillar y peinar con moderación. Se recomienda un cepillado en seco del cabello de la forma más suave posible, evitando hacerlo cuando esté mojado. Además, es importante no desenredar o tirar del cabello sin la ayuda previa de un acondicionador.
  • Limpieza y lavado. Dependiendo del tipo de cabello existen productos creados específicamente para su cuidado y limpieza. Además, es esencial elegir productos que contengan ingredientes saludables para el cabello como el aguacate o la jojoba, que ayudan a retener la humedad y los aceites naturales, a reducir al mínimo las puntas abiertas así como otros daños en el cabello.
  • Estilo de vida saludable. Ciertas pautas como unos buenos patrones del sueño, pueden favorecer al crecimiento del cabello. En casos graves de estrés el cuerpo entra en un estado de alerta constante en el que sólo produce cosas vitales para la supervivencia corporal. Es durante ese tiempo cuando el crecimiento de cabello se puede detener.
  • Ejercicio físico. Las actividades físicas son una buena manera de liberar la tensión acumulada. Salir a correr, nadar o incluso caminar, son parte de un estilo de vida saludable. Cada una de estas actividades ayuda a procesar las vitaminas de lo alimentos, a dormir mejor y a reducir una gran cantidad de estrés perjudicial para el crecimiento del cabello.
  • Tomar suplementos alimenticios. Algunas veces el cabello se cae o pierde la vitalidad debido a la carencia de nutrientes es por eso que tomar un complemento nutricional natural puede ser la solución perfecta para saciar la carencia de vitaminas, minerales, aminoácidos y otros nutrientes que son beneficiosos para la salud del cabello.