Cremas para la Cara

Elegir una crema adecuada entre las muchas cremas para la cara que ofrece el mercado es el primer paso para lucir una piel radiante por la cual no pase el tiempo. Para realizar una buena elección debemos tener en cuenta varias variables tales como tipo de piel, edad o tipos de imperfecciones.

Más Productos Para Cuidado de la Piel

Debemos tener en cuenta que existen cremas para la cara con diferente composición destinadas a cada tipo de piel (piel seca, piel mixta, piel grasa, piel normal) y a diferentes edades por lo que el primer paso para elegir nuestra crema ideal será averiguar cuál es nuestro tipo de piel.

Una vez identificado nuestro tipo de piel buscaremos cremas para la cara destinadas a nuestra edad ya que dependiendo si nuestra piel es joven o madura encontraremos cremas con efectos sobre diferentes áreas. Normalmente, las cremas para la cara para pieles maduras se suelen enfocar en disminuir o disimular los signos de la edad y las cremas para jóvenes en tratar imperfecciones.

Dentro de las cremas para la cara podemos encontrar cremas destinadas a combatir el acné. Estas cremas suelen ser libres de aceites y, normalmente, están destinadas a combatir el exceso de sebo y purificar la piel.

Las cremas para la cara con efecto nutritivo o hidratante tienden a ser usadas a partir de los 30 años de edad ya que es a esta edad cuando la piel comienza a perder humedad y resecarse y estas cremas aportan componentes extra de hidratación y nutrición.

Las cremas con efecto antiarrugas ricas en retinol, ácido glicólico y vitaminas tensan la piel provocando que esta luzca más joven y tersa. Dentro de las cremas antiarrugas podemos encontrar las cremas específicas para tratar los signos de la edad alrededor de los ojos, ya que esta área del rostro requiere un trato especial debido una mayor sensibilidad de la piel.

Las cremas para la cara con efecto humectante están diseñadas para combatir la pérdida de agua que se empieza a producir a partir de los 30 años. Este tipo de cremas ayudan a aumentar el contenido de agua de la piel, cubrir fisuras e incrementar el contenido de agua de la piel.

Las cremas con efecto antioxidantes ayudan a combatir el deterioro de las células provocando que el envejecimiento de la piel sea retrasado por lo que se aconseja su uso a partir de los 30 años.

Las cremas con protección solar han de ser usadas por personas de cualquier edad ya que previenen la aparición de manchas y protegen la piel. El factor de protección será elegido en función de nuestro tipo y tono de piel, edad y grado de exposición al sol.