Cuidado de la Piel a los 40

El cuidado de la piel a los 40 requiere una serie de productos y tratamientos específicos ya que a los 40 la pérdida de agua y firmeza de la piel se intensifican debido a la disminución de colágeno y la ralentización de la renovación celular. Es por ello, que el cuidado de la piel a los 40 requiere el uso de productos ricos en colágeno y vitaminas que mejoren la textura, tono y firmeza de la piel.

Más Productos Para Cuidado de la Piel

En el cuidado de la piel a los 40 debemos hacer hincapié en la zona de los ojos, labios, escote y manos ya que es en estas zonas donde se da un mayor grado de flacidez, pérdida de elasticidad y sequedad. Para llevar a cabo un excelente cuidado de la piel a los 40 debemos prestar atención a los cuatro pasos básicos del cuidado de la piel: limpieza, tonificación, hidratación y nutrición.

Para la limpieza de la piel a los 40 utilizaremos jabones hidratantes que carezcan de astringentes y para su tonificación utilizaremos tónicos con efecto calmante y nutritivo.

La hidratación y nutrición son los dos pasos más importantes en el cuidado de la piel a los 40 por lo que usaremos una crema nutritiva de día y una crema nutritiva de noche rica en colágeno. La crema nutritiva de día mantendrá nuestra piel hidratada combatiendo así la sequedad mientras que la crema nutritiva de noche con colágeno regula el ciclo de regeneración celular y aporta vitaminas ayudando con ello a borrar las arrugas.

Las cremas de protección solar serán otro producto esencial para conseguir un buen cuidado de la piel a los 40 ya que prevendrán el envejecimiento de la piel y la aparición de manchas causadas por el sol.

El cuidado de la piel a los 40 es el momento de usar una crema específica para el cuidado de los ojos. Las arrugas del contorno de los ojos son las primeras en aparecer y esta zona requiere un tratamiento específico ya que es una piel muy fina y sensible. Los productos específicos para el contorno de los ojos han de estimular la microcirculación y combatir la inflamación a través del descanso y la oxigenación de la piel.

Para completar un perfecto cuidado de la piel a los 40 deberemos llevar una dieta equilibrada rica en alimentos antioxidantes, evitar el alcohol y el tabaco, realizar ejercicio diario y beber al menos dos litros de agua al día.