Feromonas en los Animales

El hombre conoce la existencia de feromonas en los animales desde hace años. Hoy en día el estudio de las feromonas se centra, en mayor parte, en la presencia y reacción que las feromonas pueden llegar a producir en el ser humano.

Más Productos Para Feromonas

El estudio de las feromonas en los animales ha revelado interesantes resultados de como actúan las feromonas. Las feromonas en los animales pueden ser clasificadas en distintos grupos en función de las diferentes reacciones que provocan.

Feromonas en los animales de alarma.

En algunos animales como las abejas las feromonas de alarma transmiten a otros individuos la presencia de un enemigo, ataque en masa o indican la necesidad de huir. Las abejas usan las feromonas para atraer a los machos, controlar a las abejas obreras o hacer notar su presencia.

Feromonas en los animales de tipo territorial.

Son las feromonas usadas para para marcar un territorio en particular. Así, el ejemplo más claro lo podemos encontrar en animales como los perros que delimitan su territorio con la orina comunicándole esta información a otros miembros de su especie.

Feromonas en los animales para la congregación.

Las colonias de hormigas o abejas constan de un olor característico que impregna a todos los individuos de la colonia lo que permite detectar rápidamente a un intruso. Por otro lado, sirve para atraer al resto de la colonia cuando una fuente de alimento es encontrada.

Feromonas reguladoras de casta.

Indican el tipo de comportamiento que han de desarrollar las diferentes castas de los miembros de una organización. Por ejemplo, las hormigas obreras alimentan a las larvas.

Feromonas en los animales de tipo sexual.

Este tipo de feromonas sirve para indicar la disponibilidad de la hembra para procesar y atraer al macho y, en ocasiones, pueden ser captadas a varios kilómetros de distancia. Las hembras producen olores de atracción para los machos, ayudando así a su encuentro y, a la posterior, copulación. Las feromonas sexuales no solo son emitidas por las hembras sino que también son emitidas por los machos para indicar su presencia.

Uno de los efectos más interesantes de las feromonas en los animales es el conocido como el Efecto Bruce a través del cual ha sido demostrado que en algunas hembras de roedores el olor de las feromonas de un macho diferente al que las fecundo a través de su orina o el olor de su leche, es capaz de inducirle abortos.