Flatulencias entre ancianos.

Las flatulencias entre ancianos son más frecuentes por el cambio del proceso digestivo y de la tolerancia a ciertos alimentos, ya que el organismo se va deteriorando con el paso del tiempo, por tanto localizar aquellos alimentos que ya no se toleran correctamente es importante para evitar la acumulación de flatulencias.

Más Productos Para Flatulencia

¿Qué son las flatulencias?

Como ya mencionamos, las flatulencias tienen su origen dentro de los intestinos, en ellos se encuentran alojadas unas bacterias que forman parte del mismo que son necesarias a la hora de producir determinados nutrientes y que ayuda a absorber dichos nutrientes y vitaminas de los alimentos, pero también estas bacterias son unas de las responsables de la producción de los gases.

Los alimentos en digestión van pasando por los intestinos a través de los denominados movimientos intestinales y debido a esos movimientos unidos con los alimentos en digestión y las bacterias antes mencionadas se va produciendo cierta cantidad de gases, los cuales serán expulsados fuera del cuerpo en forma de las mencionadas flatulencias que en muchas ocasiones van acompañadas de muy mal olor y en ocasiones también de sonidos.

En otras ocasiones estos gases provienen del proceso químico dentro de los intestinos que unidos con el aire, se producen los eructos.

¿Por qué es más frecuente la flatulencia entre ancianos?

Con la edad los procesos digestivos van cambiando al igual que la tolerancia a ciertos alimentos, pero, con lo que antes se podía considerar un proceso digestivo normal y buena tolerancia a ciertos alimentos, con el el paso de la edad y a medida que vamos envejeciendo, también lo va haciendo nuestro organismo, por lo que la tolerancia a ciertos alimentos se perderá y el proceso digestivo tenderá a perder velocidad, dificultando la digestión y causando el aumento de gases lo que producirá un aumento de las ventosidades y generalmente con peores olores.

Un problema muy frecuente entre la gente anciana y el proceso digestivo, es que el movimiento a través de los intestino va disminuyendo su velocidad, por lo que los alimentos en digestión pasan más tiempo en los intestinos, lo que puede derivar en una fermentación superior, causando más flatulencias y de peores olores.

La flatulencia también puede producirse debido al estreñimiento. Esto es muy frecuente en personas ancianas, pues se deriva de la pérdida de velocidad del proceso digestivo y también a la pérdida de fuerza de los músculos intestinales, lo que complica el movimiento intraintestinal.

Por último este aumento de las flatulencias entre personas ancianas puede provenir como consecuencia de causas más graves, como pueden ser la aparición de pólipos o tumores intestinales, o debido a problemas pancreáticos. También el aumento de gases puede tener su origen debido a problemas relacionados con la diabetes.

¿Cómo tratar las flatulencias?

Como se ha dicho anteriormente, debido al envejecimiento, las personas ancianas son propensas a una pérdida de velocidad en el proceso digestivo y un debilitamiento de los músculos intestinales complicando y retardando el movimiento intraintestinal, y esto en ocasiones puede ser derivado de algún tipo de enfermedad más o menos grave, por lo que se recomienda en personas de avanzada edad acudir al médico para un chequeo y una revisión.

Sin embargo en otras muchas ocasiones, los casos de aumento de ventosidades en personas de avanzada edad ocurren por otras causas que no tienen porque ser médicas, por lo que una de las claves para tratar estas ventosidades es intentar evitar la ingesta de alimentos y bebidas que causen excesivas flatulencias,como es la ingesta de determinadas legumbres y vegetales; alimentos que causen estreñimiento; así como aquellos alimentos que causen al afectado sensación de pesadez o sensación de hinchazón; y en cuanto a las bebidas, tratar de evitar o reducir el consumo de bebidas gaseosas.

También existen productos con ingredientes naturales que pueden ser ingeridos para aliviar las flatulencias.

Se recomienda practicar un poco de ejercicio, como caminar unos minutos después de las comidas pues ayudará a mejorar la digestión; así como el consumo de yogures para favorecer al aumento de la flora intestinal.