Herpes Labial

El herpes labial es una infección muy común. La mayoría de las personas ha sufrido de herpes labial a lo largo de su vida. Pero, ¿qué es exactamente el herpes labial?

El herpes labial es una infección causada por un virus denominado virus simple de tipo 1. Su contagio se puede dar antes de la aparición del herpes labial ya que el virus puede permanecer "adormecido" en los nervios faciales y activarse cuando el organismo se encuentra bajo de defensas como por ejemplo durante procesos febriles, en situaciones de estrés o en exposiciones prolongadas al sol.

El herpes labial se caracteriza por la aparición de pequeñas ampollas o burbujas en la piel que rodea la boca o en los labios siendo muy molestas para aquellas personas que lo padecen porque provoca sensación de ardor, picazón, hormigueo y escozor, además supone un problema para el aspecto físico ya que su apariencia no es agradable

El herpes labial es muy contagioso y se puede transmitir a través de contacto físico o a través del uso de productos u objetos que hayan estado en contacto con la infección por lo que se recomienda lavar las manos cada vez que están en contacto con la infección, mantener la parte infectada limpia, no compartir productos cosméticos o de uso bucal y, en general, evitar el contacto físico con el herpes labial.

El herpes labial suele durar entre 10 y 25 días hasta que desaparece definitivamente. La infección suele evolucionar produciéndose el secado de las ampollas provocando una costra que se caerá con el tiempo sin dejar cicatriz normalmente. En ningún caso se recomienda arrancar la costra o rascar las ampollas y burbujas ya que solo conseguirá empeorar la infección. El virus tiende a reaparecer cuando el sistema inmunológico se encuentra débil.

Existen tratamientos antivirales que ayudan a suavizar los molestos síntomas del herpes labial combatiendo la infección desde el origen, acelerar el proceso de curación, tratar de impedir futuros brotes del virus o disminuir la asiduidad de estos. Es recomendable anotar la frecuencia de aparición del herpes labial para poder analizar la gravedad y el origen ya que en algunas personas su aparición se convierte en una enfermedad crónica.

Algunos remedios caseros para reducir los síntomas del herpes labial son: aplicar hielo directamente sobre la zona infectada cuando se empiece a sentir sensación de hormigueo para evitar su posterior inflamación, aplicar sal o unas gotas de limón para acelerar el proceso de secado del herpes, aplicar sobre la zona infusión de té negro para suavizar la sensación de ardor o untar el herpes con aloe vera para reducir el picor.