Lidocaína para la eyaculación precoz

La lidocaína es uno de los mejores componentes ligeramente anestésicos para tratar los problemas de eyaculación precoz.

Más Productos Para Eyaculación Precoz

Qué es la lidocaína

La lidocaína es un fármaco utilizado principalmente como anestésico local. Aplicado en la piel o en las membranas mucosas, reduce la sensación inmediata de dolor, frena la conducción nerviosa e impide el inicio y la multiplicación del malestar.

La lidocaína es uno de los medicamentos que con mayor frecuencia se encuentran en los botiquines de primeros auxilios utilizándose para diferentes categorías médicas. Sprays para las quemaduras del sol, picaduras de insectos o erupciones debidas a plantas venenosas, a menudo incluyen la lidocaína como su principal ingrediente. También se utiliza con frecuencia en clínicas dentales para adormecer el área a tratar o para reducir el dolor después del procedimiento, y como tratamiento para una de las disfunciones sexuales más frecuentes en el hombre, la eyaculación precoz.

Cómo funciona

La lidocaína actúa bloqueando la señal de dolor enviada por las terminaciones nerviosas en la piel, deteniendo de esta forma la entrada de sodio en la zona afectada. Esto evita que se cree una señal eléctrica que llegue a las fibras nerviosas del cerebro. Cuando se aplica en la zona afectada, se produce una sensación de entumecimiento una vez transcurridos unos segundos. Dependiendo de la fuerza del tratamiento, el efecto se puede prolongar de entre 30 minutos a varias horas.

Su uso no es interno, por lo que sólo debe ser aplicada en la piel y, con especial atención, en las membranas mucosas. Así, para adormecer pequeñas zonas a tratar se puede usar un simple algodón y para áreas más grandes se pueden utilizar diferentes productos entre los que se encuentran cremas, sprays o incluso parches, como los empleados por los dentistas en algunos tratamientos odontológicos.

Solución para la eyaculación precoz

La eyaculación precoz es la disfunción sexual más común entre los hombres. Se produce cuando la expulsión del semen por el pene, generalmente acompañado por el orgasmo, ocurre antes de lo deseado durante el acto sexual.

Aunque existen varias teorías sobre las causas de la eyaculación precoz, donde tanto factores biológicos y psicológicos parecen ser importantes, una de las más relevantes determina que los hombres con eyaculación precoz tienen una respuesta sensorial aumentada en la estimulación del pene, por lo que se recomienda el uso de la terapia tópica para este tipo de disfunción. Es decir, si se reduce la sensibilidad del glande con agentes desensibilizantes tópicos como, por ejemplo, un anestésico local como la lidocaína, se puede mejorar la latencia eyaculatoria sin afectar negativamente a la sensación de la eyaculación.

Productos para la eyaculación precoz

Entre los agentes tópicos más utilizados en el tratamiento de la eyaculación precoz se encuentran las cremas y los sprays con lidocaína. La principal ventaja en el uso de estos productos es que no producen efectos secundarios ni al paciente ni a su pareja. La crema se absorbe y sólo se debe limpiar bien la zona una vez que ha terminado el acto sexual.

- La crema de lidocaína es un analgésico que funciona a nivel de dérmico. Una vez que se ha liberado el componente principal en las capas más superficiales de la piel, éste actúa sobre los receptores del dolor y en las terminaciones nerviosas cercanas. La lidocaína, junto a otros componentes como la prilocaína, estabiliza las membranas así como la iniciación y transporte de impulsos.

- El spray de lidocaína funciona anestesiado de forma selectiva la piel del pene, actuando sólo sobre la capa interna del prepucio y la superficie del glande. Se aplica minutos antes de que se produzca el encuentro sexual y su acción es casi inmediata.

Precauciones de uso

No existen efectos secundarios importantes en el uso de lidocaína y, en general, estos no precisan de atención médica. Los más comunes son el sarpullido, la hinchazón o las sensaciones anómalas donde se ha empleado el producto que desaparecen una vez terminado el tratamiento.

No se debe utilizar la lidocaína en caso de alergia a este medicamento o a otros anestésicos locales, en zonas de la piel con lesiones herpéticas no curadas, en heridas abiertas, mucosas y evitar el contacto con los ojos. Además, no se recomienda su uso durante un periodo prolongado de tiempo así como administrar con precaución en pacientes con problemas hepáticos, renales y cardíacos. Si se experimenta algún tipo de reacción alérgica, es importante consultar a un médico o farmacéutico inmediatamente.