Malos hábitos que pueden desgastar tus dientes.

Si quieres tener unos dientes sanos y blancos, deberías tener cuidado con estos hábitos que puedes estar haciendo sin darte cuenta.

Más Productos Para Blanqueamiento Dental

Tus dientes son para toda la vida. Muchas veces no nos damos cuenta de pequeños hábitos en nuestra rutina diaria que pueden marcan de forma definitiva el futuro de nuestra dentadura. Hay hábitos que están tan dentro de nosotros que te van a ser un poco difícil de modificar, pero no habrá nada que merezca más la pena.

Una buena dentadura es una dentadura sana por dentro y por fuera.

El desgaste de los dientes generalmente viene por una mala higiene y cuidado. Si tienes pánico al dentista, si tus visitas regulares no existen, podrías estar haciendo un daño irreparable en tu dentadura. Pero aún así, podemos comenzar a hacer mucho más por nuestros dientes. Modificando poco a poco tus hábitos rutinarios y eliminando algunas acciones que seguro no sabías que te hacían tanto daño, llegarás a tener unos dientes sanos. Pero lo más importante, debes ser constante.

Fumar es uno de los peores hábitos para tus dientes. Además de hacer que tu aliento y flora bucal cambie de por vida, fumar puede hacer que el color blanco de los dientes disminuya varios tonos (la nicotina oscurece el esmalte) y provocar que enfermedades crónicas (cáncer de boca) causen dolores increíbles en tus encías. También, por desgracia, afecta a tus papilas gustativas y los alimentos dejarán de tener el mismo sabor en tu paladar. Aunque las manchas en los dientes tienen remedio si usas un kit de blanqueamiento dental de iwhite, las enfermedades crónicas serán para toda la vida. Como ves, este es uno de lo hábitos más importantes de cambiar. Si lo haces y le pones remedio, notarás la mejoría en pocas semanas.

Cortar cosas con los dientes. Pensamos que nuestra dentadura es una herramienta que nos ayuda a cortar o abrir todo tipo de cosas: cintas de plástico, hilos, textiles, abrir botes o botellas... pero lo cierto es que lo que estamos haciendo es romper el esmalte y el diente en sí mismo. Esto puede derivar en una gran hipersensibilidad dental difícil de tratar en el futuro.

Masticar hielo. Aunque pueda parecer inofensivo, masticar hielo tiene graves consecuencias. Puede provocar pequeñas fracturas en los dientes, que se conviertan en futuras caries. Esas mini fracturas, son producidas por las pequeñas lajas de hielo. El problema no es el agua del hielo, lo difícil es cuando la mini fractura ya está en el diente y a continuación ingieres cualquier otro tipo de alimento. Ese alimento entrará directamente en contacto con el interior de tu diente y puedo producir dolorosas caries.

Comerte las uñas. El bruxismo es una de las enfermedades que puedes desarrollar debido a este mal hábito. Además de dejar tus dedos indefensos y vulnerables antes infecciones externas, tu dientes también sufrirán. Poco a poco comenzarás a apretarlos más, haciéndolos rechinar en ocasiones entre sí. Esto está enlazado con el siguiente hábito.

Rechinar los dientes. Este hábito puede ser una consecuencia del anterior, pero el problema está cuando el bruxismo se hace crónico y no puedes dejar de apretar la mandíbula. Esto puede ocasionar grabes problemas en la articulación de la mandíbula y en la forma de morder. También desgastarás los dientes, llegando a perder en algunos casos más del 40% de la superficie. Si sufres de este mal hábito, lo mejor es que consultes con tu dentista. Hay formas de prevenir estas consecuencias con fundas y protectores dentales.

Cepillarte con fuerza excesiva. No todos los cepillos de dientes y pastas dentales son beneficiosas para tus dientes y encías. Hay muchas que al no estar testadas puede hacer daño tanto en el esmalte como en las encías. También debemos saber cómo se realiza un buen cepillado (nunca hacerlo de forma horizontal, lo correcto es hacerlo con movimientos circulares). Si apretamos en exceso podemos estar eliminando la capa protectora de nuestros dientes y dejarlos vulnerables a alimentos dañinos. Además puedes provocar retracción en las encías y exceso de sensibilidad en ellas.

Tomar café en exceso. Las manchas en los dientes son algo común y muy difícil de tratar. El color y la acidez del café produce graves manchas que pueden llegar a ser permanentes en la dentadura. Y cuando manchas una dentadura de forma semi-permanente, luego necesitas tratamientos dentales para volver a tu estado inicial. ¿A quién no le gusta tener una dentadura blanca y sana?. Si estás pensando en eliminar esas manchas de tus dientes, recuerda el consejo anterior, no utilices cualquier tipo de tratamiento que pueda hacer que sea peor el remedio que la enfermedad. Nosotros siempre confiamos en el kit de blanqueamiento dental de iwhite, debido a sus años de experiencia segura y los resultados reales que se pueden llegar a alcanzar.

¿Con cuántos de estos hábitos te identificas?

Aunque no sea fácil eliminar o cambiar los hábitos en una persona de forma radical. Siempre es bueno comenzar con pequeñas acciones que te lleven a mejorar tu salud dental. Ya sabes que el primer paso está en ti, en tus ganas de mejorar tu boca y tu estilo de vida. Si fumas, empieza por ahí, o mejora tu forma de cepillado o hazte un blanqueamiento dental y hazlo durar… cada pequeño paso cuenta.