Masajes y ejercicios para corregir la Enfermedad del Peyronie

Los masajes para corregir la Enfermedad del Peyronie o curvatura del pene son los mismos que se utilizan para conseguir alargamiento del pene.

Más Productos Para Enfermedad de Peyronie

Los masajes para corregir la Enfermedad del Peyronie son los mismos que se utilizan para conseguir alargamiento del pene. Primero, antes de comenzar los ejercicios para corregir la curvatura del pene deberías seguir los siguientes consejos:

  • Compra una buena provisión de lubricante o aceite para hacerte los masajes.
  • Sáca una foto al pene erecto para poder comparar en el futuro.
  • Vence a la impaciencia. Debes hacerte los masajes a diario (5 días en semana y descansa 2).
  • Corta o afeita el vello púbico. Esto hará que la vision sea clara.
  • No debes hacer el masaje con el pene totalmente erecto. Puedes causarte daño.

Precalentamiento: con una toallita o compresa caliente para facilitar que la sangre fluya con más intensidad. Empapa una toallita en agua tibia o caliente exprimiéndola después. Envuelve tu pene erecto o flácido en ella. Así durante un minuto y vuelve a repetir este paso un par de veces más.

Ejercicios de elasticidad de Jelqing

Coge el pene en estado flácido y pálpalo con los dedos buscando la dureza que normalmente estará en la parte más cerrada de la curva del pene. Usa la yema de tu dedo gordo y durante un buen rato aplica un suave masaje con bastante lubricante hasta que éste sea absorvido.

Haz un movimiento similar al ordeñado incidiendo en la zona de la dureza. Desliza los dedos índice y pulgar sobre toda la superficie del pene: aprieta la base del pene y con los dedos apretados, deslízandolos hacia abajo, parando en la cabeza y tratando de enderezar la curva con mucha suavidad. Masajea el pene doblándolo para el lado opuesto a la curvatura mientras sigues deslizando los dedos hacia su cabeza. Esto comenzará a ablandar la pared que está curvada y fortalecer la que no tiene dureza. Este paso debe repetirse unas 10 veces alternando las manos con un movimiento rápido y rítmico. Cada deslizamiento debe durar 2 o 3 segundos. Tienes que hacer esto sobre toda la superficie del pene. Notarás una semi-erección.

Con el pene semi-erecto pon los dedos índice y pulgar formando un círculo que estrangule agarrando con firmeza la base del pene y ahora, desde la base del pene tira hacia adelante con firmeza pero sin olvidar el tacto hasta llegar a la cabeza. Notarás como sube la sangre al glande y se pone rojo e hinchado. Esto es una buena señal de que la sangre está fluyendo como hace falta.

Ahora, hacemos el ejercicio anterior, pero esta vez en vez de en vez de estirar hacia adelante, lo harás hacia el lado izquierdo haciendo una curvatura del pene con firmeza de 3 a 5 veces. Después se debe hacer el mismo ejercicio pero hacia el lado derecho.

Déjalo descansar de 30 a 45 segundos y seguimos.

Todos estos pasos se deben repetir de 3 a 5 veces con suavidad siempre que no sienta molestias y su pene te lo permita.

Finalmente aplica otra compresa caliente o sumerge el pene en agua tibia durante unos minutos. Así mantendrás la sangre del pene durante un buen rato más estimulándolo para su mayor recuperación.

Productos Recomendados