Piel Brillante, suave y bonita ¡Libre de acné!

¿Cansado de una piel grasa? Mira algunos truquillos para mejorar el estado de tu piel, ¡Que lo notes y lo noten! siguiendo unas sencillas recomendaciones.

Más Productos Para Acné

¿Cómo puedo eliminar las impurezas de mi piel para tenerla sedosa y bonita? Buena pregunta, aquí unos consejillos a seguir para tener una piel radiante ya sea previniéndolo antes de su aparición o combatiéndolo reduciendo el acné. Supongo que como muchos habrás oído hablar de múltiples remedios para evitar, luchar o disminuir la apariencia de puntos negros, espinillas y demás obstáculos para una piel tersa y bonita. Pero para empezar, no todos son correctos, por eso, vamos a comenzar diciendo que ¡No debes hacer!

Crímenes para tu piel:

Uno, de verdad, que nunca ¡Nunca! Busques blanquear tu piel de manera artificial ¿Por qué? Porque queridos, será una verdadera catástrofe, y que ¡Voluntariamente sólo producirás resequedad en tu piel! La piel tiene sus aceites básicos en sí, eliminarlos ¡Es el colmo!

Dos, ¿Dentífrico como exfoliante? Por favor, ¡Ni te atrevas! Todos hemos oído rumores de que tanto éste como el limón son remedios utilísimo para evitar el acné y sus derivados, pero el hecho es que tanto la pasta dental como el jugo de limón son dos utensilios pésimos ya que producen sequedad y más que mejorar la situación, la emporarás.. ¡Horror! ¿Y si ya he utilizado éstos? Bueno tranqui, imagino ¿tienes aceite de oliva? Fantástico, por que es buenísimo para combatir el ácido de esos enemigos. O también puedes usar alguna crema hidratante que humedezca la piel y reponga los aceites naturales de esta.

Tres, ¡Todos lo sabemos, NO te revientes los granos! explotarte las espinillas, sacarte los puntos negros, o en general tocarte mucho la piel deja cicatrices permanentes o crea infecciones, por lo que ¡Deja de auto-flagelarte!

Vamos allá, ¡Prevenir el acné!

Una vez visto lo que no se debe hacer, vamos a por los sencillos consejos para conseguir una fantástica piel, libre de acné. Sencillos, útiles y fáciles de conseguir, aunque como todo, funcionan si estableces una rutina y te acostumbras poco a poco a llevarlos a cabo. Recuerda tu objetivo: ¡¡Quiero una piel sana y brillante!!

Entonces, ¿Qué pautas sigo para el reducir el acné? Hay muchos productos para acabar con esas bacterias y reducir las imperfecciones de la piel ¡Vamos a cuidarnos de espanto!

1. ¿Eres de esas personas que no puede dejar de tocarse la cara? Mal, mal, mal… ¡Manos fuera de la cara! Acostúmbrate, ya que el roce constante de la grasa y suciedad de tus manos recae sobre tu rostro engrasándolo y aumentando la aparición de brotes de acné.

2. Lavar tu piel con jabón de lagarto, también es una buena solución de siempre conocida, matarás aquellas bacterias que causan acné y reforzarás la suavidad y limpieza. ¡Utilízalo en tu ducha diaria!

3. ¿Tienes cita con tu ginecólogo pronto? Hay anticonceptivos orales que contienen estrógenos para disminuir los brotes de acné. ¡Pregúntale por el tuyo!

4. ¿Cada cuánto cambias las sábanas? En la cama pasamos muchas horas a la semana, y desprendemos cantidad de bacterias. Sobre todo en la funda de la almohada que es donde se acumula, restos de maquillaje, grasa, salivación… sin ser más precisos ¡Cambia la funda cada 3/5 días!

5. El pelo sobre la cara también es un gran condicionante de que ambos se engrasen y de sensación de suciedad, cuando, maldita sea ¡Me ducho cada día! ¡Luce un peinado bonito durante el día y un moño básico para dormir!

6. ¿Estrés? Cuesta más evitarlo, pero este también crea acné e impurezas en la piel. Procura estar descansado y mantener un ritmo de vida más relajado.

¿Falta de voluntad? A lo mejor ¡Simplemente no tienes paciencia para estos truquillos básicos! Entiendo, que si eres de los que no tiene ganas de cambiar tu rutina, en el fondo busques algo más rápido y eficaz te sirvan otro tipo de tratamientos para el acné como es el dispositivo Silk’n Revit siendo cómodo y sencillo y ayudando también a disimular los signos de la edad e impurezas de la piel.

¿Lo tuyo es un caso extremo?

Por favor, ¡Ve al dermatólogo! A veces el problema es más grande de lo que imaginamos y no podemos hacerle frente con simples remedios de la abuela, para eso están los médicos especializados que pueden analizar tu caso personalmente y ¡Darte la mejor de las recomendaciones!