Tipos de Cicatrices y Tratamientos

¿Sabemos todo acerca de las cicatrices?, ¿por qué aparecen? o ¿si podemos hacer algo para eliminarlas? Conoce todo acerca de estas marcas en la piel a continuación

Más Productos Para Acné

¿Qué son las cicatrices?

La cicatriz es una alteración permanente de la apariencia de la piel como resultado de un daño y su posterior reparación con colágeno. Por tanto, las cicatrices se originan en el proceso de curación de las heridas y tienen como fin sustituir el tejido corporal dañado.

¿Cómo aparecen las cicatrices?

La piel está formada por tres capas: epidermis (capa externa), dermis (capa interna) y tejido subcutáneo (capa basal). Cuando estas capas de la piel sufren heridas, el cuerpo es capaz de cerrarlas gracias al proceso de regeneración. En algunos casos (heridas superficiales), las heridas pueden cerrarse con células del mismo tipo, de manera que se regenera el estado normal del tejido. En heridas profundas, que llegan a la capa más profunda de la dermis, se produce la destrucción del tejido conjuntivo, repleto de vasos sanguíneos, que son los responsables de transportar los nutrientes necesarios para la regeneración del tejido dañado. En este caso, la herida se rellena de un tejido sustitutivo de menor calidad, que gozará de menor circulación y elasticidad que el tejido original. De esta manera, surge una cicatriz visible, que se suele elevar ligeramente al principio y presenta un color rojizo. Con el paso del tiempo, se iguala al nivel de la piel y comienza a perder color.

Las cicatrices suelen atenuarse con el paso del tiempo, pero nunca llegan a desaparecer por completo. El uso de un tratamiento de reducción de cicatrices puede ayudarte a difuminar su aspecto, tanto de las nuevas, como de las más antiguas.

Tipos de cicatrices.

Existen tres tipos principales de cicatrices: hipertróficas, queloides y atróficas.

Cicatrices hipertróficas: son cicatrices elevadas, que se forman inmediatamente después de la cicatrización de la herida a causa de una producción excesiva de fibras de tejido conectivo. Suelen sobresalir y destacar por encima del nivel de la piel circundante, y se limita a la región de la lesión original. Los factores de riesgo de las cicatrices elevadas son las infecciones y la inmovilización insuficiente de la herida.

Queloides: Son cicatrices con sobrecrecimiento. Se desarrollan después de la cicatrización de la herida. El motivo es una producción excesiva de fibras de tejido conectivo, la cicatriz crece más allá de la herida y sobre la piel sana. Estas cicatrices acaban siendo más grandes que la herida original. Aparecen con mayor frecuencia cuando la cicatriz está en partes del cuerpo en las que la piel está sometida a una tensión elevada y en personas de piel más oscura o con predisposición genética.

Cicatrices atróficas: Las cicatrices atróficas están ligeramente hundidas debido a la falta de colágeno. El tejido cicatrizal cubre la herida, pero no se produce suficiente tejido para cubrir toda la zona dañada. Son especialmente frecuentes después del acné o la varicela.

Una manera fácil y económica de mejorar la apariencia de las cicatrices hipertróficas y queloides es el uso de tratamientos de reducción de cicatrices tópicos, no invasivos.

Tratamientos para mejorar la apariencia de las cicatrices.

Existen distintas técnicas que se pueden emplear, en función del tipo de piel y de la cicatriz a tratar.

1. Pomadas, serum y geles

Reducen el enrojecimiento, alivian el dolor, prurito, y evitan el crecimiento anómalo del tejido conjuntivo, la principal causa del origen de cicatrices abultadas (cicatrices hipertróficas y queloides). Este tratamiento puede comenzar cuando el contorno de la herida se ha cerrado completamente y se han retirado los puntos. Se aplicará con un suave masaje durante varias semanas, al menos dos veces al día. Están indicados para el tratamiento de cicatrices nuevas y antiguas. En el caso de las cicatrices antiguas o endurecidas, se recomienda además aplicar pomada y vendar la zona durante la noche. Gracias al cuidado constante, la cicatriz disminuye su tamaño, pierde el color rojizo y se vuelve menos visible.

Te recomendamos especialmente el uso del serum Dermefface FX7, un producto natural que te ayudará a borrar tus cicatrices, de cuerpo y cara, de forma gradual y eficaz.

2. Tratamientos hidroactivos y apósitos.

Consiste en aplicar vendajes o tiritas dotadas de una capa especial para cubrir las heridas, evitando que se sequen. De esta forma, pueden aplicarse en la herida, por más tiempo, sustancias como enzimas, hormonas y factores de crecimiento, favoreciendo la formación de nuevas células. Además se reduce notablemente el riesgo de infección y el tiempo de cicatrización disminuye.

Los apósitos se utilizan tanto en cicatrices recientes como antiguas. Están compuestos de poliuretano, un material transpirable y permeable al vapor de agua. Estos crean un clima cutáneo que favorece el proceso de regeneración de los tejidos y la formación de nuevos tejidos. Además, provocan la reestructuración del tejido gracias a la aplicación de una ligera presión sobre la cicatriz, lo que la hace más elástica y evita el abultamiento típico de las cicatrices hipertróficas.

3. Vendaje de compresión.

Se usan sobre todo para quemaduras y lesiones de gran extensión. Estos vendajes ejercen una ligera presión evitando así que la cicatriz crezca. Se usan vendas elásticas y prendas de compresión y el paciente debe llevarlas un largo período de tiempo.

4. Ultrasonido.

El uso de ultrasonidos favorece la penetración en el tejido de los principios activos de geles o pomadas. Es absolutamente indoloro.

5. Inyecciones de corticoesteroides.

Se aplica a cicatrices hipertróficas y queloides. Los corticoesteroides aumentan la actividad de la enzima colagenasa, encargada de romper las fibras de colágeno haciendo que la cicatriz luzca menos roja y gruesa.

6. Subcisión e inyección de material de relleno.

La subcisión se usa en cicatrices atróficas leves, Cosiste en cortar todas las adherencias que mantienen hundida la cicatriz, para que se forme nuevo colágeno y fibrina y se eleve la cicatriz.

La subcisión se puede combinar con inyecciones de material de relleno, como a grasa del mismo paciente o biopolímeros, que mejoran notablemente el aspecto de la cicatriz.

7. Intervención quirúrgica.

Se emplea en el caso de cicatrices hipertróficas que causen un problema estético o funcional. Consiste en retirar el tejido de la cicatriz y coser la herida o cerrarla con un trasplante de piel.

8. Dermoabrasión.

Se usa para alisar el contorno de las cicatrices y para disimular las cicatrices ocasionadas por el acné, cuando estas no son muy profundas.

9. Láser.

Se usa para alisar el tejido sobrante de la cicatriz. Su coste es elevado y debe llevarlo a cabo siempre un especialista.

10. Crioterapia.

Se utiliza para eliminar la sobreelevación de las cicatrices. El tratamiento consiste en aplicar ciclos de congelación - descongelación en la cicatriz a tratar. Suele emplearse nitrógeno líquido. Puede resultar molesto, según la zona que se esté tratando.