Inicio > Pie de atleta

Pie de atleta

La enfermedad del pie de atleta es una enfermedad de hongos en los pies y normalmente localizada entre los dedos. La razón es que el ambiente cálido, oscuro y húmedo del calzado hace que el hongo ataque más a menudo los pies.

Toenail Fungus Zapper ™ Native Remedies

Toenail Fungus Zapper es un remedios natural que reduce los síntomas de los hongos de las uñas desde la raíz. Además de promover el crecimiento saludable de las uñas.

32.99 €

¿Qué es el pie de atleta

El pie de atleta es un lo que comúnmente se conoce como hongos en los pies. Se trata de una infección en la piel, lo cuál significa que es contagioso. Normalmente se presenta combinado con la aparición de onicomicosis que es la infección en la uña o uñas de los pies. La onicomicosis es cuando el hongo se propaga hasta la uña debido a que no se ha tratado a tiempo la infección en la piel.

El Pie de atleta es muy común en personas que practican deporte y por tanto mantienen la zona húmeda durante más tiempo y pueden estar en contacto con toallas, duchas en gimnasios, etc. dónde es más fácil que se propaguen los hongos.

Síntomas del pie de atleta

Las zonas más comunes dónde se presentan los síntomas del pie de atleta, son los laterales de los pies y entre los dedos. Cúando la piel se enrojece, se produce un escozor o dolor punzante. Esta enfermedad se puede presentarse de tres maneras:

Crónica intertriginosa

Crónica intertriginosa presentando una infección seca con picazón, maceración blanquecina, grietas y fisuras y descamación.

Fisuras y descamación

Aguda, generalmente en la planta. Aparecen grietas e hiperqueratosis en las partes del pie que se amoldan al zapato.

Vesicular humeda

Vesicular húmeda. Aparecen vesículas que se tienen que evitar explotar.


Prevención del pie de atleta

Los síntomas del pie de atleta, que pueden actuar individualmente o combinados, son: piel seca, descamación con picor, inflamación y ampollas. Los hongos de los pies pueden extenderse a otras partes del cuerpo, cómo la entrepierna y axilas, ahí la importancia que hay que evitar tocar la zona afectada y luego contagiar otras partes.

Los hongos en los pies pueden sobrevivir bastante tiempo, y por este motivo, hay que tener especial cuidado e higiene con las sábanas o ropa que han sido contaminada.

El calor y humedad hacen que sitios públicos cómo piscinas, duchas y vestuarios son también espacios de cultivo para hongos, ya que es muy común la infección entre atletas, los cuáles usan frecuentemente las instalaciones. Sin embargo, no todos los hongos en los pies son pie de atleta, pues a veces, el sudor, reacciones al calzado, eczema, soriasis pueden manifestar síntomas del pie de atleta.

La enfermedad del pie de atleta es contagiosa a través de contacto directo o con productos como zapatos, calcetines y superficies de piscinas o duchas. El origen (vestuarios, duchas y piscinas) de la aparición de los hongos en los pies hace que sea muy difícil evitar que los pies descalzos entren en contacto con el hongo. Sin embargo, mantener una buena limpieza en los pies puede ayudar mucho a prevenir la infección y tener que llevar a cabo un tratamiento del pie de atleta. Alguno de los consejos a seguir, son:

  • Lavado diario con jabón. Especialmente entre los dedos.
  • Evitar caminar descalzo y usar sandalias para la ducha.
  • Reducir la transpiración con polvos de talco.
  • Vestirse con calzado ligero y ventilado.
  • Llevar calcetines para mantener sus pies lo más secos posible.

Tratamiento del pie de atleta

El tratamiento del pie de atleta consiste en el uso de un antibiótico por vía oral o tópica. El tratamiento por vía tópica en algunos casos es más difícil, un 65% de los pacientes vuelven a tener los hongos en los pies en un plazo de dos años. Además, cúando se realiza el tratamiento del pie de atleta, es muy importante saber cómo reacciona el sistema inmunitario, pues hay personas que presentan una hipersensibilidad retardada al dermatofito y terminan curándose por sí solos.

Tratamiento para los hongos en las uñas

Si la infección de la piel se le ha extendido a las uñas, el tratamiento tiene que penetrar en su superficie para llegar a la infección en la capa de la uña. La infección de la uña no terminará hasta que la antigua no haya sido reemplazada por una nueva, pudiendo tardar hasta un año.

Hay casos leves de hongos en las uñas que pueden ser tratados con medicamentos tópicos sin necesidad de prescripción médica, cómo por ejemplo lacas de uñas antifúngicas o cremas. Sin embargo, ninguno de estos tratamientos es efectivo o la infección empeora, su medico puede que tenga que recetarle un tratamiento por vía oral. Tenga en cuenta que los tratamientos por vía oral pueden tener efectos secundarios, en este caso tendrá que asegurarse de informar a su médico de cualquier otra enfermedad que padezca.