Infecciones de la Piel

El sistema inmunitario es el encargado de protegernos contra las infecciones de la piel pero, en ocasiones, nuestra piel puede ser infectada por gérmenes dando lugar a diferentes tipos de infecciones de la piel.

Entre las infecciones de la piel más comunes nos encontramos con las infecciones de la piel virales, las producidas por hongos y las causadas por parásitos.

Infecciones de la piel virales.

Verrugas: provocadas por una infección del virus del papiloma humano se caracterizan por un crecimiento del tejido de la piel y tienden a aparecer en los dedos de pies y manos, en la planta del pie y en los genitales por lo que son una enfermedad de transmisión sexual. Las verrugas se pueden eliminar con un tratamiento adecuado.

Herpes: es una infección de la piel causada por un virus herpes simple. El herpes puede aparecer en la boca, en el rostro, los ojos, en los genitales (enfermedad de transmisión sexual) o en otras partes del cuerpo. El herpes se contagia por contacto directo y suele causar picor y dolor produciéndose brotes variados a lo largo del tiempo.

Infecciones de la piel producidas por hongos.

Las infecciones de la piel producidas por hongos suelen contraerse en lugares usados por mucha gente y donde se dan condiciones de humedad y calor. Pueden afectar a distintas partes del cuerpo y, principalmente, a pacientes cuyo sistema inmunitario se encuentra debilitado. Son enfermedades muy contagiosas y frecuentes pero totalmente curables con el uso de un tratamiento adecuado. Algunas de estas enfermedades son:

  • Pie de atleta: los hongos infectan los pies provocando picor, descamación, mal olor o sequedad.
  • Tiña de las uñas: puede afectar a las uñas de los dedos de los pies y de las manos. Se caracteriza por la aparición de una mancha marrón o amarillenta que va aumentando haciendo la uña más gruesa.
  • Tiña corporal: puede afectar a cualquier parte del cuerpo y se caracteriza por la aparición de placas en forma de anillo que provocan escozor, enrojecimiento y picor y pueden aparecer únicas o múltiples.

Infecciones de la piel provocadas por parásitos.

Sarna: la sarna de la piel es provocada por un ácaro microscópico. Se caracteriza por una irritación o erupción de la piel y causa picor intenso. La sarna humana es diferente a la sarna animal y no es posible el contagio desde el animal al ser humano ni viceversa. La sarna se contagia rápidamente en lugares donde hay mucha gente con contacto frecuente de la piel. Existen lociones en el mercado para tratar la sarna por lo que su cura es posible.