• Servicio Discreto

    Embalaje sencillo y factura discreta

  • Entrega gratis en toda España a partir de 50€

    Elige un día que te venga bien

  • Protección de Datos Personales

    Su información está segura y a salvo con nosotros

Contracción Vaginal

¿Qué Es La Contracción Vaginal ó Vaginismo?

La contracción vaginal o vaginismo consiste en una contracción involuntaria de los músculos que rodean la vagina pudiendo incluso imposibilitar el mantenimiento de relaciones sexuales por lo que constituye un tipo de disfunción sexual femenina. Las causas por las cuales se puede dar este tipo de contracciones son múltiples y variadas. La gran mayoría de este tipo de contracciones vaginales suelen tener su origen por algún tipo de motivo psicológico, no obstante también puede darse por algún tipo de motivo físico.

Causas De La Contracción Vaginal ó Vaginismo

Las contracciones vaginales es un problema femenino que tiene su origen en distintas causas, por ello es importante conocer qué es lo que está pasando para poner solución a esta disfunción sexual femenina. Pueden diferenciarse dos grandes bloques de causas, causas psicológicas y causas físicas, que pasaremos a explicar un poco más adelante.

Gracias a los avances, en la actualidad existen profesionales que pueden ayudarnos a detectar la causa de las contracciones vaginales, así como ayudarnos a superarlas, sobre todo cuando estas tienen su origen en causas psicológicas. De igual modo, existen numerosos ejercicios y productos que podemos realizar y usar para ayudar a reducir y remitir las contracciones vaginales, así como poder reforzar la musculatura de la vagina.

Entre las causas más comunes del vaginismo, podemos destacar 4, independientemente sean físicas o psicológicas:

  • Educación religiosa estricta, donde los temas de sexo son considerados temas tabú o malos hábitos
  • Miedo al dolor durante el acto sexual
  • Traumas, (no necesariamente traumas sexuales)
  • Estrés

Causas Psicológicas De La Contracción Vaginal

Entre las causas psicológicas podemos destacar: el miedo al dolor durante las relaciones sexuales originadas por alguna experiencia traumática, o por padecer algún tipo de problema de lubricación, provocando que la penetración sea muy incómoda y dolorosa. Se puede destacar también los sentimientos de culpa por mantener relaciones sexuales, por ejemplo cuando se ha producido algún tipo de infidelidad. Cuando se realizan prácticas sexuales sin protección, el miedo al embarazo, puede causar este tipo de contracciones por la inseguridad que produce. También el pudor o la vergüenza pueden ser algunas de las causas que se encuentran detrás de las contracciones vaginales. Al ser todo causas de tipo psicológico, se puede conseguir ayuda a través de la asistencia de un experto, para hablar de los posibles traumas que lo puedan producir, o incluso, acudiendo a algún tipo de orientador sexual, para que nos pueda orientar sobre las mejores prácticas y consejos para poder superar los episodios de contracciones vaginales.

Causas Físicas De La Contracción Vaginal

Entre los factores físicos que pueden ser causantes de las contracciones vaginales podemos destacar la existencia de cicatrices en la vagina, producidas por algún tipo de herida o intervención quirúrgica que podamos haber sufrido; padecimiento de algún tipo de infección vaginal; problemas hormonales, o irritación de los genitales. Un parto con complicaciones o el aborto también pueden ser causas del vaginismo.

Diferentes Estadios De Las Contracciones Vaginales o Vaginismo

El vaginismo o contracciones vaginales se pueden catalogar en:

Contracción primaria

  • Se entiende como contracciones primarias cuando la mujer no ha tenido relaciones sexuales con anterioridad. Su diagnóstico suele darse a edades tempranas cuando la mujer intenta mantener sus primera relación sexual o cuando intenta usar tampones. Este tipo de contracciones pueden ser superadas mediante la ayuda de los expertos en salud sexual y los orientadores, ya que son los que explicarán que son y como poder superarlas.

Contracción secundaria

  • Este tipo de contracciones se entiende cuando la mujer, previamente ha sido capaz de mantener relaciones sexuales, de repente no se pueden mantener debido a estas contracciones. Generalmente, este tipo de contracciones vaginales, al ser secundarias, es decir la mujer ya ha practicado relaciones con anterioridad, quizás se sea más proclive a superar esta afección con una mayor facilidad, que en las contracciones primarias.

¿Cómo Poder Tratar Las Contracciones Vaginales o Vaginismo?

Las contracciones vaginales excesivas han de ser tratadas pues puede derivar en algún tipo de impedimento a la hora de poder llevar una vida sexual sana, así como llevar a la pérdida total de la libido y del deseo sexual. El conocimiento de la mujer de su propio cuerpo y de su sexualidad es vital para superar el vaginismo. La mujer ha de tener información sobre el funcionamiento de su organismo y debe de auto reconocer su órgano genital para saber cómo relajarlo. La comunicación con la pareja y hacerla partícipe del problema es otro factor de gran importancia ya que se creará un ambiente de confidencialidad y confianza durante la relación sexual que propiciará el que la mujer se encuentre relajada y, por ende, la posibilidad de contracción será menor. También el acudir a profesionales de la sexología es muy recomendable, pues ayudarán a guiar con los mejores consejos a la hora de ayudar a superar los problemas de estas contracciones.

Por otro lado, el yoga y los ejercicios de Kegel han demostrado ser terapias eficaces para combatir la contracción. Los ejercicios de Kegel son unos ejercicios destinados a fortalecer los músculos pélvicos y están indicados para tratar problemas como la incontinencia urinaria o para aumentar el placer en las relaciones sexuales. En la actualidad existen dispositivos que ayudan a completar y mejorar los resultados de los ejercicios de Kegel, lo que permitirá un mayor incremento de fuerza en los músculos vaginales. Con un incremento del control de los músculos que rodean el área genital conseguiremos además de relajar los músculos vaginales con mayor facilidad incrementar el control sobre el orgasmo y sobre otras respuestas sexuales.