• Servicio Discreto

    Embalaje sencillo y factura discreta

  • Entrega gratis en toda España a partir de 50€

    Elige un día que te venga bien

  • Protección de Datos Personales

    Su información está segura y a salvo con nosotros

¿Qué Son Las Varices Y Las Arañas Vasculares?

¿Qué son las varices y arañas vasculares?

Las varices son venas dilatadas que por lo general aparecen de color azul, rojo o de color carne. A menudo se ven torcidas y abultadas, y en ocasiones, resultan bastante antiestéticas. Las varices pueden formarse en la superficie de la piel, así como las arañas vasculares, ambas las podemos encontrar a menudo en los muslos, la parte posterior de la pantorrilla o la parte interna de la pierna. Es muy común que ambas se presenten durante un embarazo, se pueden formar alrededor de la vagina y las nalgas.

Las arañas vasculares son parecidas a las varices, sólo que éstas se encuentran más cerca de la superficie de la piel. Suelen ser de color rojo o azul, y pueden ser observadas como pequeñas telas de araña, de ahí que cobre el nombre de "arañas vasculares". Se pueden dar en las piernas y/o la cara y pueden cubrir áreas grandes o pequeñas de la piel.

¿Qué causa las varices y arañas vasculares?

Tanto varices como arañas vasculares pueden aparecer debido a que las válvulas de las venas estén debilitadas o dañadas. El corazón bombea sangre llena de oxígeno y nutrientes por todo el cuerpo a través de las arterias. Las venas transportan la sangre del cuerpo de regreso al corazón. Las venas tienen válvulas que actúa como una solapa de un solo sentido, para prevenir que la sangre fluya hacia atrás. Si las válvulas se debilitan, la sangre puede filtrarse de nuevo en las venas, y este hecho es lo que puede provocar las varices y las arañas vasculares. De todos modos puede haber otros factores que propicien las varices o arañas vasculares como por ejemplo: Cambios hormonales, la exposición al sol o la falta de movilidad entre otros.

Tipos de Varices

Existen tres tipos de varices que son las más comunes y que se diferencia dependiendo que cuál sea la causa.

  • Arañas vasculares o Telangiectasis: estás son las que suelen aparecer en la primera etapa y son las más disimuladas y menos molestas, ya que son venas finas de color morado y no son muy dolorosas.
  • Reticulares: aparecen en la segunda etapa y éstas ya empiezan a ser más abultadas, por lo que son más molestas también, provocan dolor, pesadez, hormigueo, calambres en la zona.
  • Tronculares: se tratan de las venas más dilatadas y visibles, los síntomas empiezan a empeorar y se empiezan a hinchar también las articulaciones, provocando un dolor más intenso.

¿Los síntomas de las varices?

Aunque se puede observar directamente en la piel, los principales síntomas son:

  • Pesadez y cansancio en las piernas
  • Dolor
  • Calambres
  • Hormigueos
  • Sensación de calor o picores y escozores
  • Hinchazón o edema
  • Cambios de coloración en la piel
  • Varices o venas dilatadas y retorcidas
  • Aparición de úlceras

¿Es un síntoma común?

Desafortunadamente si, alrededor de un 50-55% de las mujeres lo padecen seguido de un 40-45% de hombres que también sufren de estos trastornos. Las varices por lo general afectan a la mitad de las personas mayores de 50 años: En algunos casos es visto como algo normal, mientras que en otros casos se puede requerir algún tipo de tratamiento. Siempre es ideal tratar lo más rápido posible tanto varices como arañas vasculares para que no se extiendan o se hagan más grandes, y gracias a los avances actuales, podemos encontrar una gran cantidad de tratamientos y remedios para las varices.

¿Qué factores aumentan el riesgo de aparición de varices y arañas vasculares?

Hay muchos y diversos factores como puede ser la genética, que afectan en la aparición de cualquiera de los dos. Veamos los factores más comunes:

  • Hacerse mayor - A medida que se envejece, más problemas pueden aparecer, incluyendo los dos anteriores. Las válvulas de los vasos sanguíneos se debilitan y no funcionan en su pleno rendimiento como lo hacen cuando eras más joven.
  • Historial médico - Haber nacido con válvulas débiles aumenta el riesgo. Alrededor de la mitad de los que tienen venas varicosas o arañas vasculares, tienen un familiar que también padece de esta condición.
  • Cambios hormonales - Estos suelen ocurrir durante la pubertad, el embarazo y la menopausia. Tomar píldoras anticonceptivas y otros medicamentos que contienen estrógeno y progesterona también puede contribuir a la formación de varices o arañas vasculares
  • Embarazo - Durante el embarazo hay un enorme incremento de la cantidad de sangre en el cuerpo. Esto puede provocar que las venas que son saludables, se agranden. El útero en crecimiento pone bajo presión las venas que al transportar mayores flujos de sangre de lo habitual, provoca directamente arañas vasculares o venas rotas. Sin embargo, el cuerpo femenino se recupera por lo general de esto a los 2-3 meses del nacimiento del bebé.
  • Obesidad- La obesidad y el sobrepeso es por desgracia un gran culpable de muchas enfermedades, además de las varices y arañas vasculares. El exceso de peso puede provocar presión adicional en tus venas, que en el peor de los casos puede conducir a venas rotas, venas varicosas y síntomas similares.
  • Vida sedentaria - La falta de movimiento puede causar que tus venas tengan menos actividad para bombear suficiente sangre a todo el sistema. Esto puede verse agravado si te sientas con las piernas dobladas o cruzadas.
  • Sol – Los rayos solares pueden ser causa de arañas vasculares en las mejillas o en la nariz si tienes una piel delicada.

¿Es peligroso tener venas rotas o venas varicosas?

Rara vez son peligrosas, en la mayoría de los casos sólo son incómodas y desagradables a la vista pero, a veces, pueden causar molestias en piernas u otros lugares del cuerpo. En el caso de las arañas vasculares los síntomas que se da a menudo, son de picazón o una sensación de ardor. También pueden producirse otros efectos adversos como son:

  • Las heridas debido a (a largo plazo) la acumulación crónica de sangre. Estas heridas son dolorosas y difíciles de curar. A veces no se pueden curar, hasta que las válvulas en el flujo sanguíneo reparado. Recomendamos una buena crema para las venas varicosas en el área infectada para aliviar el dolor de las heridas.
  • El sangrado. Si la piel que cubre las venas es muy fina, la persona puede provocarse una herida por la exposición solar, lo que con muy poca precaución podría producir una pérdida de sangre significativa.
  • La tromboflebitis superficial, que es un pequeño coágulo de sangre que se forma en una vena debajo de la piel. Los síntomas de esto incluyen, enrojecimiento y caloración de las venas, además de posibles dolores.
  • La trombosis venosa profunda es un coágulo de sangre en una vena profunda. Esto puede causar una sensación de pesadez en la pantorrilla, dolor, calor, enrojecimiento e hinchazón. Esto no suele provocar síntomas significativos, pero si el coágulo se desplaza, puede ser bastante peligroso. Si experimenta cualquiera de estos síntomas, debe, por tanto, consultar inmediatamente a su médico.

¿Cómo se pueden diagnosticar las venas varicosas y las arañas vasculares?

Típicamente, el plan de tratamiento adecuado de un diagnóstico para las varices y las venas varicosas, es a través del ultrasonido, esto es para formarse una visión general de la estructura venosa. Una vez que se diagnostican, el médico puede optar por tratar bien a través de medias de soporte, incluyendo las medias de compresión, que pueden causar más presión en los vasos sanguíneos para que la sangre pueda volver a correr; o medicamentos de venta con receta; o a través de inyecciones de fármacos en la vena, a fin de mejorar la circulación por al vena.

Tratamiento para las varices

Gracias a los avances, en la actualidad podemos encontrar bastantes productos que han sido formulados y desarrollados por especialistas, por lo que podemos decir que existen una gran cantidad de productos y tratamientos a disposición para poder combatir las varices. Muchos de estos tratamientos y/o remedios están formados a base de ingredientes naturales, y los podemos encontrar en diferentes formatos, tanto en crema como en cápsulas. Todos estos productos para las varices han sido diseñados teniendo en mente el poder lidiar con las varices y las arañas vasculares, por lo que aspirarán a reducir y ocultar estas antiestéticas condiciones.

Trucos Naturales Para Reducir Las Varices

También podemos tener en mente algunos trucos naturales y tradicionales para ayudar a aliviar tanto las varices como las arañas vasculares, sirviendo también para mantener un buen cuidado de la piel.

  • El aloe vera es una planta llena de nutrientes y vitaminas que penetra en la piel, actuando como anestésico y calmando todo tipo de dolor. Además también tiene propiedades antiinflamatorias, que le ayudarán a reducir el tamaño y la inflamación. Lo ideal es aplicarlo directamente des de la planta realizando un pequeño masaje y dejar actuar durante 20-30 minutos.
  • La cola de caballo es otra planta con múltiples usos medicinales, puede hacerse infusiones y beberlas o también puede aplicar cataplasmas con la planta hervida en la zona afecta por las varices.
  • La infusión de corteza de castaño de indias es muy buena para la inflamación de las piernas y para reducir el dolor también localizado en esa zona y provocado por las varices.
  • Todos estos remedios naturales le van ayudar a eliminar las varices o por lo menos a reducir el tamaño y el dolor, para que los consejo mencionados sean más efectivos, los tiene que llevar a cabo de forma continuada y por lo menos dos veces al día.

¿Por Qué Pueden Reaparecer Las Venas Varicosas?

El problemas de las varices y de las arañas vasculares se considera un problema crónico, por lo que, en líneas generales se puede volver a experimentar la reaparición de las varices, peor si que es cierto, que si se han tratado correctamente y se han puesto todas las medidas preventivas que se pueden, las varices pueden tardar mucho tiempo en reaparecer. Pongamos por ejemplo que cuando por genética poseemos fallos en válvulas de las venas, es posible que tras una cirugía correcta para eliminar las varices, al cabo de un tiempo puedan volver a aparecer, ya que genéticamente estamos predispuestos a tener varices debido al fallo de las válvulas. O del mismo modo, no estando predispuestos genéticamente al fallo de válvulas de las venas, estas pueden fallar debido a numerosos factores, como es el envejecimiento, por lo que nuestro organismo podrá experimentar fallos; ausencia de una rutina para tratar de evitar la aparición de varices; realización de trabajos en los que tenemos que estar de pie durante largos periodos de tiempo y un largo etc, que pueden dar lugar a la reaparición de venas varicosas.

Reducir La Aparición De Varices Y Arañas Vasculares

A la hora de ayudar a reducir la aparición de las varices y de las arañas vasculares, se pueden seguir unos fáciles consejos, que no solo nos ayudarán a la hora de reducir la aparición de las varices, si no que también nos ayudará a mejorar la circulación

  • Trabajar en diferentes posiciones a lo largo del día. Esto contribuirá a mantener la sangre en movimiento. Si se trabaja en una oficina, por ejemplo una serie de rutinas que se puede llevar a cabo, es levantarse de vez en cuando, caminar unos segundos, sentarse en diferentes posiciones o incluso en diferentes sillas.
  • Antes de irse a dormir, mantener las piernas en alto apoyadas contra la pared. Este es un ejercicio muy relajante que permite mejorar la circulación de la sangre por las piernas, ayudando al recalibrado de las venas de las piernas y así combatir la aparición de varices.
  • En vez de estar sentados durante las 8 horas de jornada laboral, y luego de repente ir al gimnasio a practicar ejercicio durante unas horas, esto puede contribuir a la aparición de varices, por lo que se recomienda ajustar los horarios, en la medida en que se pueda.
  • Comer alimentos ricos en fibra y vitaminas son una muy buena opción para fortalecer los vasos sanguíneos. Algunos ejemplos de estos alimentos son las frambuesas y arándanos. Por ejemplo, los aguacates son una gran fuente de vitamina C, vitamina E y otros compuestos que ayudan a proteger de los problemas de oxidación del organismo.
  • Uso de aceites esenciales y compresas frías. El uso de estos aceites y la aplicación de compresas, toallas o pañuelos fríos directamente sobre la piel y sobre todo en aquellos lugares propensos a la aparición de varices es muy recomendado pues ayuda a reducir la inflamación de los vasos sanguíneos y mejorar la circulación.
  • Evitar alimentos excesivamente salados y picantes ayuda a reducir el riesgo de coagulación de la sangre.
  • Cuando las varices comienzan a afectarnos a nuestra rutina diaria, ya sea por dolores constantes, sensación de pesadez en las piernas, o cualquier otra síntoma que nos impida llevar un día a día normal, es conveniente acudir al médico, ya que existen numerosos tratamientos médicos que pueden ayudarnos con los síntomas extremos de las venas varicosas.