Vitaminas para aumentar el flujo sanguíneo

Cómo aumentar el flujo sanguíneo es una de las claves para disfrutar de una vida más saludable. Cuando hablamos de los principales alimentos que mejoran la circulación de la sangre están las vitaminas.

Más Productos Para Circulación Sanguínea

Cómo aumentar el flujo sanguíneo es una de las claves para disfrutar de una vida más saludable. El corazón es quien realiza la parte más dura del trabajo, a través de su bombeo constante, la sangre fluye por todo el cuerpo, transportando el oxígeno a los tejidos a través de los vasos sanguíneos, arterias y capilares. Un proceso al que debemos prestar especial atención, poniendo énfasis en su cuidado y aportando a nuestro cuerpo los nutrientes que nuestro cuerpo necesita.

Las extremidades inferiores suelen ser las partes más afectadas de una mala circulación sanguínea, en las que suele producirse una mayor retención de líquidos, que además produce hinchazón e incluso dolor. Es por ello que el ejercicio y una buena alimentación es la base de mejorar la circulación de las piernas. Del mismo modo, estos cambios en nuestra rutina afectarán de forma positiva a todo nuestro cuerpo.

Cuando hablamos de los principales alimentos que mejoran la circulación de la sangre encontramos las vitaminas, que contribuyen a mejorar la salud del sistema circulatorio, asegurando que la sangre fluye rápidamente y sin obstáculos a través del cuerpo.

¿Qué vitaminas tomar para mejorar la circulación?

Niacina: Se trata de un tipo de vitamina B hidrosoluble - que no se almacena en el cuerpo -

de gran efectividad para mejorar la circulación sanguínea. Aunque una deficiencia de esta vitamina no es común, ya que la mayoría de la gente suele obtenerla de su dieta diaria, existen ciertos alimentos que puedes aportarnos un extra de niocina para el organismo. Tanto el pescado, como la remolacha y frutos secos como las pipas y los cacahuetes pueden prevenir el endurecimiento de las arterias y el padecimiento de aterosclerosis. Del mismo modo, se trata de una vitamina capaz de regular y reducir los niveles de ¨colesterol malo¨ en el cuerpo.

Nota: Existen suplementos vitamínicos de Niocina indicados para personas con aterosclerosis. Sin embargo, es recomendable consultar con un médico la dosis adecuada antes de su toma. Una sobredosis de la misma puede conllevar efectos secundarios.

Vitamina E: Es otra de las principales vitaminas que producen notables efectos positivos sobre el sistema circulatorio. La vitamina E ayuda a la dilatación de los vasos sanguíneos para que la sangre circule de forma fluida a través de ellos e impide su coagulación. Además se trata de la vitamina que el cuerpo utiliza para producir glóbulos rojos.

De entre los principales alimentos con mayor aporte de vitamina E encontramos los aceites vegetales, los cereales, las nueces, las verduras de hoja verde, así como margarina y fruta. Aunque no supone riesgo mayor, se recomienda consultar a un especialista antes de tomar este tipo de suplemento vitamínico en pastillas.

Vitamina C: Conocida bajo el nombre químico de ácido ascórbico, es otra de las grandes estrellas para la dieta de enfermos de aterosclerosis y excesiva acumulación de placa en los vasos sanguíneos. Ayudando a mantener las arterias flexibles, la vitamina C acentúa su presencia en frutas como sandía, naranjas, fresas, kiwi, melón, naranja, tomate y mango. Entre las verduras ricas en vitamina C destacan las coles de Bruselas, el brócoli, la calabaza de invierno y todas aquellos vegetales de hoja verde.

Vitamin K: Es un nutriente crucial para mantener los niveles coagulación adecuados en el organismo. La falta de esta vitamina suele puede ser la causa de una hemorragia; significativa en aquellas personas con problemas de sangrado por la nariz o encías. E por ello que el aumento de su ingesta ayuda a disminuir el riesgo de sangrado asociado con enfermedad hepática, síndromes de mala absorción o el uso a largo plazo de antibióticos, principales causantes de una deficiencia de Vitamina K.

Entre los alimentos fuentes de vitamina K podemos encontrar el té verde, las hojas de nabo, la col, las espinacas, los espárragos y la lechuga de hoja verde.